Si no puedes contra ella, surfea en ella.

El mar te acepta si lo sabes respetar, si te entregas plenamente a él, si te dejas llevar y no vas en su contra, te tratará bien, el mar te dará paz.

Si no quieres que el mar te lleve, déjate llevar. El te va a regresar o te va a decir en que momento puedes regresar.

Pierde el miedo a sumergirte en él, el mar es vida, sólo no lo retes porque él puede más que tú.


1 comentario

Catalina · marzo 30, 2018 a las 1:49 pm

Siempre me ha encantado el mar, cada vez que voy a la playa me gusta entrar un poco y quedarme quieta y sentir como las olas me llevan, es tan mágico. Me gusta tu contenido. ¡Sigue así!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: